DISEÑO WEB BARCELONA
Tel: 653 610 980

Color y estructura en el diseño web de 2018

El diseño web sigue una clara tendencia en 2018: la simplicidad estética y funcional. A medida que los negocios a través de internet proliferan, impera también la necesidad de diseñar páginas web dinámicas que resulten legibles, cómodas y fáciles de usar por los usuarios. Ante todo, hay que comprender que la prioridad de los visitantes es encontrar de manera inmediata la información que están buscando, y eso solo se consigue combinando un contenido de calidad con un diseño web limpio y bien estructurado. Por eso, no es de extrañar que el minimalismo sea el estilo preferido por un alto porcentaje de programadores y diseñadores de páginas web.
 
En este sentido, es importante ampliar el concepto de diseño web. No se reduce solo a la estética, como ya hemos mencionado, sino que el árbol de contenidos y la jerarquización de las secciones principales y secundarias es crucial para una navegación fluida. En 2018, sumamos una nueva categoría de estructuración web a las ya existentes: el menú hamburguesa. Su finalidad principal es esconder el menú para facilitar la lectura del contenido, y que solo aparezca cuando el usuario hace click en el icono correspondiente. Suele desarrollarse de manera gráfica mediante tres líneas paralelas dispuestas en posición horizontal, generando un aspecto visual moderno y actualizado.
 
En cuanto al diseño desde el punto de vista tonal y estético, no debemos pasar por alto la importancia del color. En el briefing de cualquier diseño web naciente, es fundamental dar una importancia capital al juego cromático que se va a emplear en el nuevo sitio. Para ello, hay que tener en cuenta muchos factores, como los colores del logotipo o la adecuación a fondos blancos o negros. Este año, destacamos el diseño con degradados, un efecto muy usado en la creación de fondos y elementos de navegación. El resultado es creativo y llamativo, pero es conveniente no abusar de ellos y saber elegir la gama de color.
 
En definitiva, el color y el esqueleto de contenidos se abren paso en las tendencias web de 2018, y es probable que todavía los veamos en el año venidero.

Responder